Ante Corinthians: Racing cayó en los penales y quedó eliminado de la Copa Sudamericana

529
RACING CORHINTIANS FOTO MARCELO CARROLL

Los brasileños se impusieron 5-4 en la definición y el arquero Cássio atajó dos remates. En los 90 minutos habían igualado 1-1, el mismo resultado que en Brasil. El equipo de Coudet, que cuidó a sus figuras, ahora le apuntará sólo a la Superliga.

Y la ilusión internacional de Racing murió en los penales. No pudo sostener la victoria en los noventa minutos y se quedó sin ideas para vulnerar a Corinthians en el complemento. Cassio tapó el tiro de Augusto Solari y ganaron los brasileños. Dolió la eliminación, claro. Pero la Academia es puntero en la Superliga. Si al final del camino se corona en el ámbito doméstico, esta Copa Sudamericana apenas será un mal recuerdo.

El mensaje que envió Eduardo Coudet en la previa se correspondió al que mandaron los hinchas que estuvieron en el Cilindro. Y es que el Chacho guardó a casi todos los titulares pensando en el juego del domingo contra Estudiantes y la gente cantó y agradeció el triunfo en el clásico ante Independiente. Gabriel Arias de ganó la primera gran ovación desde que está en Racing y los hinchas volvieron a endulzarle los oídos cuando salvó el empate después de un tiro libre de Júnior Sornoza. Fue espectacular la atajada del número uno neuquino nacionalizado chileno. Hubo aplausos para el técnico también y se batieron las palmas sonoramente por Lisandro López cuando se metía al vestuario en el entretiempo. En definitiva, se pensó más en la Superliga que en la Copa Sudamericana.

Y Corinthians también ayudó. El paulista es un equipo flojo y sin alma. Ni en un entrenamiento los jugadores de Racing podrían encontrar semejantes libertades para manejar la pelota. La tenía Neri Cardozo y pasaban varios segundos hasta que un brasileño intentaba una tibia presión. Los mismo cuando la hacía circular el interesante Julián López, Nery Domínguez o Jonatan Cristaldo. En ningún sector del campo metió la pierna Corinthians y solo apostó a mantener el arco en cero y provocar alguna pelota parada. Demasiado mezquino para un equipo grande.

Y Racing manejó la pelota como pudo, tocando mucho para los costados y profundizando poco. Era lógico: el equipo que plantó Coudet es la primera vez se mueve en una cancha. Por momentos, se superponían López y Cardozo y Solari y Ojeda pesaban poco por las bandas. Entonces, no género demasiado la Academia. Pero el rumor del gol estaba cerca de Cassio porque se jugaba en las inmediaciones de su arco. Todo fue monótono hasta que Cardozo acertó un pase a la cabeza de Cristaldo.

Decir que el ingreso de Vagner Love le cambió la cara a Corinthians es una verdad a medias. Porque es cierto que el delantero inquietó y marcó el empate. Pero la actitud del equipo paulista fue la misma: aguantar y rezarle a una pelota parada. En un tiro de esquina, Racing marcó mal, Pillud rechazó peor y se la sirvió al veterano delantero carioca que igualó la serie.

Y casi lo gana con una réplica feroz que volvió a mostrar una gran reacción de Arias, que le tapó un mano a mano a Vagner Love, de esos que se recuerdan por mucho tiempo.

Entró Pol Fernández para manejar la pelota, pero se quedó sin ideas Racing. Se repitió por los costados, terminó todas mal. Y en los penales, Cassio fue más un relojito. (clarin.com)

Comentarios

Comentarios