CUADERNOS DE LAS COIMAS: Carolina Pochetti, viuda del ex secretario privado de Néstor Kirchner, fue aceptada como arrepentida

428

La mujer que puede revelar todos los secretos de la ingeniería de los sobornos K colaborará en la causa, pero seguirá presa.

Carolina Pochetti, presa desde el 21 de octubre en la causa de los cuadernos de las coimas, regresó este martes a los Tribunales de Comodoro Py, donde después de reunirse con el juez Claudio Bonadio se convirtió en la nueva imputada colaboradora.

La viuda de Daniel Muñoz -ex secretario privado de Néstor Kirchner-firmó un acuerdo de colaboración la semana pasada con los fiscales Carlos Rívolo y Carlos Stornelli, y este martes fue homologado. En las horas previas a su reunión con el juez, quedó detenido Miguel Plo, ex abogado defensor de Pochetti.

En la última semana, Pochetti fue trasladada desde Penal de Ezeiza al menos tres veces hacia los Tribunales de Retiro, hasta que finalmente logró la homologación de su confesión, lo que le otorga el beneficio de convertirse en «arrepentida» en la causa que investiga una trama de lavado de activos por US$ 70 millones.

Sin embargo, Pochetti aún continuará detenida en el Penal de Ezeiza ya que según pudo saber Clarín, se analiza su pedido de libertad en tanto se espera avance la investigación en base a sus dichos.

La confesión de Pochetti como imputada colaboradora pudo arrojar luz sobre las maniobras investigadas con las propiedades en el exterior. Fuentes judiciales señalaron a Clarín que realizó «aportes importantes» al expediente.

La viuda del ex secretario de Néstor Kirchner está imputada como partícipe de una estructura de lavado de dinero que operó en Estados Unidos. Muñoz creó al menos 15 sociedades con las que realizó la compra venta de 17 propiedades por US$ 70 millones.

La hipótesis de la fiscalía es que parte del dinero proveniente de los ilícitos perpetrados por la asociación ilícita y que según la causa de los cuadernos de las coimas fueron recibidos por Daniel Muñoz, se puso en circulación en el mercado, con el fin de aparentar un origen legal.

De este entramado que involucra una veintena de personas, fue partícipe Carolina Pochetti y se la imputó por haber “realizado diferentes transacciones comerciales de las que se destaca la constitución de empresas y la compra de inmuebles a nombre de éstas, operaciones que no se condicen con la capacidad económica de aquéllos”.

Cuando en 2015 se comenzaron a realizar movimientos en las empresas creadas por Muñoz para adquirir inmuebles, apareció como intermediario Carlos Gellert, primo de la viuda de Muñoz.

Gellert -según los fiscales Rívolo y Stornelli- fue un “nexo para que Puente Resendez asuma la dirección de aquellas empresas” usadas en el exterior para mover dinero y adquirir propiedades, todo a “los efectos de que sea más difícil descubrir el origen de los fondos, habiéndose detectado operaciones y transferencias vinculadas a las firmas aludidas”.

La Justicia determinó que todas estas personas -a través del conjunto de firmas- buscaron “ocultar el origen ilícito del dinero” y para ello “habrían comprado un total de 16 inmuebles a nombre de dichas empresas”. Catorce de las propiedades se encuentran en Miami y las dos restantes en Nueva York.

Parte del dinero investigado se movió, indicaron los fiscales, a través de Osvaldo Parolari y Marcelo Danza con la firma Golden Black Limited y Old Wolf (controlante del resto de las sociedades), radicadas en Islas Vírgenes Británicas, y junto a Todisco compraron propiedades por US$ 15,5 millones.

Sucede que en Golden Black Limited habrían figurado como titulares Daniel Muñoz y su viuda Carolina Pochetti, según determinó la Justicia. Y la acusación relata que algunos imputados «concurrían juntos al domicilio de Muñoz en Capital Federal, a fin de retirar el dinero ilícito con el objeto de concretar las operaciones inmobiliarias y remitirlo al exterior a través de diferentes agencias de modo ilegal”.

Respecto al complejo entramado que funcionó entre los años 2010 y 2015, Pochetti tuvo que brindar información a la Justicia. En función de sus dichos, se detuvo este martes a Miguel Plo, uno de los participantes en la etapa de desprendimiento de propiedades y disolución de las empresas.

Fuentes judiciales revelaron a Clarín que si bien Plo cuando fue indagado señaló que no podía defenderse de las acusaciones porque se amparaba en el secreto profesional como abogado, fue la misma Pochetti quien lo relevó de dicha restricción y este martes quedó detenido. (clarin.com)

Comentarios

Comentarios