Furor por el eclipse total de sol­

303

El evento astronómico convocó a multitudes en San Juan, La Rioja, San Luis, Córdoba, Santa Fe y el norte de Buenos Aires, que disfrutaron a pleno el fenómeno. Chile también pudo vivir el fenómeno que congregó a locales y extranjeros.­

Millones de personas disfrutaron ayer por la tarde de un eclipse total de Sol que tuvo como eje principal a seis provincias situadas en la región central del país, en donde a partir de las 17.40 y por un lapso de entre 40 segundos y 4 minutos según el punto de observación, se hizo de noche en pleno día, en un fenómeno astronómico que congregó la atención de argentinos y extranjeros.­

A partir de las 16.26 ya podía observarse en el cielo de todo el país como la Luna se superponía con el Sol y lo cubría en forma paulatina, alcanzando el momento de fase total a las 17.40.­

Miles de personas con telescopios y lentes especiales que repartieron las autoridades buscaron las zonas más altas como sierras y planicies en donde no hubiera accidentes geográficos, para poder observar este fenómeno de la naturaleza.­

Los habitantes del centro de la provincia de San Juan, parte de La Rioja, San Luis, Córdoba, Santa Fe y norte de Buenos Aires, pudieron observar la fase total del eclipse -cuando toda la superficie lunar se interpone con el Sol- mientras que el resto del país vio el eclipse en forma parcial. ­

El fenómeno pudo verse además en toda América del Sur aunque sólo de manera total en una franja de 200 kilómetros de ancho que recorrió 11.252 kilómetros desde el océano Pacífico sur hacia el sudeste del Atlántico. ­

Las mejores vistas del eclipse fueron en la provincia de San Juan, particularmente en las localidades de Bellavista, Rodeo, Las Flores, Jáchal y Calingasta.­

Bella Vista, en el departamento sanjuanino de Iglesia, fue el lugar que concentró la atracción de miles de personas y de turistas extranjeros que durante apenas dos minutos disfrutaron como si fuera «una noche rara, distinta, roja». ­

Al pie de la cordillera de Los Andes más de siete mil personas se congregaron, cada uno con sus elementos tecnológicos, para observar el fenómeno. Al llegar el momento de la fase total hubo silencio para luego empezar los gritos de alegría, llantos, abrazos y aplausos. ­

En la ciudad, se encendieron las luces del alumbrado público y la gente detuvo su caminar para observar con atención lo que ocurría y anteriormente multitudes abarrotaron los 10 sitios de observación donde se instaló la infraestructura suficiente para que turistas, sanjuaninos y extranjeros de 19 países pudieran observar el fenómeno.­

En San Luis la zona oeste de la ciudad, las sierras y las rutas nacionales 7 en dirección a Mendoza y 147 hacia San Juan fueron los sitios elegidos por los habitantes de la capital provincial para observar el eclipse total de sol cuyo desarrollo fue seguido por miles de personas. ­

En la ruta nacional 7 al no haber ningún accidente geográfico a lo largo de 80 kilómetros se pudo observar el fenómeno astrónomico de manera casi perfecta ya que se trata de zonas altas de la autopista Serranías puntanas. ­

Otros eligieron la ruta nacional 147 que conduce a la provincia de San Juan mientras miles de personas desbordaron la zona de las sierras, situadas a 20 kilómetros hacia el este de la ciudad capital.­

En Córdoba, una multitud celebró con emoción, aplausos y festejos cuando el eclipse, convertido en un fenómeno no sólo científico sino social y cultural, alcanzó su fase total. ­

Si bien se establecieron cuatro puntos principales de observación como Ciudad Universitaria (capital), Río Cuarto (sur), La Población y Villa Dolores (traslasierra), la gente se autoconvocó también en otros lugares que posibilitaban un buen avistaje y lo compartieron a través de las redes sociales.­

En el norte de la provincia de Buenos Aires, la observación del eclipse se centró en el partido de Pergamino donde una multitud se instaló en el aeródromo y en donde el cielo se convirtió en una suerte de pantalla gigante que permitió apreciar las estrellas y el espectáculo natural se cerró en medio de aplausos. ­

«Fue espectacular y hasta se vieron algunas estrellas», eran los comentarios repetidos, después de que la luna eclipsara al sol y un gran aplauso se despertara entre los cientos de personas que concurrieron a observar el fenómeno.­

«Me acordé que tenía unos vidrios para soldar en casa y los traje para ver si podía sacar fotos con el celular, pero siempre con mucho cuidado porque estuve escuchando que si uno lo ve directo puede tener problemas en la vista», dijo Adalberto Lagonegro, uno de los vecinos del lugar que asistió a la observación del eclipse.­

En Chascomús decenas de personas desafiaron temperaturas gelidas y los fuertes vientos para ubicarse en un muelle de una laguna.­

«Yo vengo mirando el cielo desde niño. Mi primer telescopio era de cartón» dijo Ricardo Rumie, un veterano observador de eclipses de 68 años que instaló su cámara con un trípode y un telescopio con un filtro solar a lo largo de las orillas de la laguna. «He visto otros (eclipses), pero no así como éste… Dije: no me lo puedo perder. Para mí es algo supremo».­

«Esto es algo que algunos dicen que no se va repetir como en 300 años, por eso queríamos traer a nuestro hijo», dijo por su parte Maximiliano Giannobile, quien llegó al muelle con su pequeño de 18 meses, Vitto, quien estaba envuelto por una campera y varias capas de ropa.­

Un eclipse solar total ocurre cuando la luna se atraviesa en el camino de la luz del Sol y proyecta su sombra sobre la Tierra.­

Durante el fenómeno astronómico de ayer, la luna interrumpió la llegada de la luz solar a la Tierra por un par de minutos, lo que produjo que se oscureciera todo y que la temperatura bajara algunos grados.­

En tanto, más de un centenar de pasajeros de Aerolíneas Argentinas vivieron ayer una experiencia inédita al observar el eclipse total de sol a 11.000 metros de altura, cuando el vuelo se encontraba ya sobre la provincia de San Juan, en plena ruta del fenómeno.­

La idea de este vuelo surgió del copiloto Nicolás Fronzo, un aficionado a la fotografía y la astronomía, quien advirtió la posibilidad de que, modificando el horario de partida desde Buenos Aires, se pudiese observar el eclipse desde el aire.­

Fronzo explicó que «le propusimos el tema a la empresa y empezamos a trabajar con los distintos sectores que tienen que ver con el vuelo, para poder concretar la modificación necesaria. No fue fácil, ya que tuvimos que salir dos horas antes del horario establecido para este servicio, pero finalmente pudimos coordinar todo y concretarlo».­

EN CHILE­

En tanto, en Chile miles de personas se entusiasmaron hasta los gritos desde el norte del país vecino mientras la luna cubría el sol por completo.­

La Serena, 470 kilómetros al norte de Santiago, la vecina Coquimbo y La Higuera, son algunas de las ciudades y pueblos chilenos que recibieron a turistas que viajaron sólo para ver el eclipse.­

Fueron tantas las advertencias de que no se podía mirar al sol para evitar daños en los ojos, incluida la ceguera, que la mayoría usó lentes especiales y muchos los prestaron a quienes no los tenían.­

El presidente chileno Sebastián Piñera también visitó La Silla antes de trasladarse a La Higuera para mirar el eclipse.­

Por el contrario, en Montevideo, Uruguay, las nubes impidieron viasualizar el fenómeno.­

El próximo año, el 14 de diciembre, se registrará otro eclipse de sol total que se observará en la región de La Araucanía chilena.­ (laprensa.com)

Comentarios

Comentarios