Guaraní consiguió una agónica victoria ante Racing en la ida de los cuartos de final de la Copa

926

Racing cayó por 1 a 0 con Guaraní en su visita a Paraguay y estará obligado a revertir la serie en Argentina. El conjunto paraguayo llegó al gol a los 40′ del segundo tiempo y sacó la mínima diferencia en la ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores.

La «Academia» definirá la serie de cuartos de final en el Cilindro de Avellaneda. Deberá cuidarse del peligro que genera el gol de visitante pero tendrá la posibilidad de hacer valer la localía para lograr el pase a las semifinales de la Copa Libertadores.

En el primer tiempo, el equipo de Diego Cocca apostó a jugar de contra y le cedió el dominio de la pelota al equipo paraguayo. Se retrasó demasiado en el campo de juego y terminó padeciendo su falta de tenencia aunque Guaraní no tuvo el suficiente peso para terminar de incomodarlo.

Bou y Milito quedaron demasiados solos en la ofensiva y solo lograron generar jugadas aisladas frente a una defensa muy desordenada. Pese a ser minoría en campo visitante, los dos delanteros se las ingeniaron para generarse espacios y preocupar a la última línea paraguaya.

A los 41′ el partido se quedó con un jugador menos. Luciano Lollo le pegó un codazo a Santander y el árbitro brasileño, Sandro Ricci, le mostró la roja inmediatamente. Racing jugó con uno menos durante más de cincuenta minutos pero aún así pudo mantener el resultado.

En el complemento, el conjunto argentino salió con mayor convicción y se adelantó en la cancha. Pudo ganar más batallas en la mitad de cancha y trató de mantener a Guaraní lejos del arco de Saja. A los 10′ del segundo tiempo, Cocca decidió sacar a Milito, poner a Voboril y reforzar el sistema defensivo.

Al igual que en la primera mitad, Bou quedó solo contra toda la defensa paraguaya. Se movió de un lado al otro de la cancha y se mantuvo activo sin perder el entusiasmo. Tuvo una posibilidad clara en el arranque del segundo tiempo. Luego de un córner, sacó un derechazo que el arquero Aguilar logró sacar por arriba del travesaño.

En los últimos minutos, Guaraní retomó el control de la pelota y dominó el juego. Se asentó en campo visitante y buscó quebrar a Racing triangulando por las bandas. Ninguna de las intenciones del conjunto paraguayo parecía llegar a buen puerto hasta que Benítez dio el golpe y convirtió el único gol del partido.

A los 40′ del segundo tiempo, Benítez tomó la pelota afuera del aérea, se sacó de encima a Cerro y cuando encontró un hueco, sacó un derechazo que se metió en el palo más lejano de Sebastián Saja. Guaraní logró quedarse con el triunfo cuando parecía que el empate sin goles ya era un hecho.

El próximo jueves Racing definirá en Avellaneda el pase a la semifinal. Está viviendo un sueño después de 12 años sin disputar la Copa Libertadores. La ilusión inundó a todo el mundo racinguista. Sueñan los jugadores, sueña Cocca, sueñan los hinchas de la «Academia». Pero para que el sueño siga vigente tendrá que dar vuelta la serie. (INFOBAE)

Comentarios

Comentarios