Imputaron a José López por las irregularidades en el «Luna Park» de Comodoro Rivadavia

156

El exsecretario de Obras Públicas kirchnerista está acusado por «defraudación a la administración pública». El estadio recibió más del doble del presupuesto inicial y nunca se terminó. El rol de Cristóbal López.

El arrepentido José López sumó un nuevo dolor de cabeza. El fiscal Guillermo Marijuan pidió iniciar una nueva investigación para determinar si el exsecretario de Obras Públicas kirchnerista cometió el delito de “defraudación a la administración pública” en la construcción del “Luna Park” de Comodoro Rivadavia, el estadio que Cristóbal López nunca terminó.

Marijuan elevó su requerimiento a la jueza María Romilda Servini de Cubría a partir de la denuncia de la titular de la Oficina Anticorrupción (OA), Laura Alonso, que basó su presentación judicial en un informe de la Secretaría de Planificación Territorial y Coordinación de Obra Pública, a cargo de Fernando Álvarez De Celis, que detalla irregularidades en la construcción del “Estadio del Centenario” como retrasos, sobreprecios y faltantes. Para el organismo de control se trata de un fraude millonario.

Además de López fueron imputados los exintendentes de Comodoro Rivadavia, Raúl Simoncini y Martín Buzzi, y el exsubsecretario de Obras Públicas del Ministerio de Planificación Federal, Abel Fatala. Todos están acusados de participar de la maniobra.

El proyecto comenzó a tomar forma en 2004 tras un acuerdo entre el municipio y la secretaría de Obras Públicas que dirigía López. La obra se proyectó con una inversión total de $30 millones aunque tras 14 años y más de $60 millones invertidos, aún resta construir parte de la tribuna norte y se observan faltantes de pisos, barandas, conexiones eléctricas y el propio techo del escenario. Aunque para entender el motivo por el que este gigante de cemento se erosiona a la vera del Atlántico Sur hay que remontarse en el tiempo.

Retrasos y millones extras

El 5 de septiembre de 2006 López aprobó el contrato con la municipalidad de Comodoro Rivadavia por un total de $30.054.914 y nueve días después se adjudicó la obra a la Unión Temporal de Empresas (UTE), integrada por Edisud S.A y Torraca Hermanos SRL. Las firmas debían construir un estadio para 10.812 espectadores sentados con las comodidades de un escenario de alta competencia: vestuarios, sanitarios, salas de máquinas y control, palcos vip y cabinas de transmisión para radio y televisión. De acuerdo al convenio, los trabajos debían estar listos en 18 meses, es decir, para abril de 2008.

El informe confeccionado por Álvarez De Celis indica que entre 2008 y 2013 los trabajos estuvieron prácticamente neutralizados. Los retrasos no solo se debieron a cuestiones financieras: la tribuna norte nunca pudo ejecutarse porque en ese sector del terreno se encontraba la «Estación Reguladora de Presión de Gas Costanera», la que tardó años en removerse. Para cuando el espacio estuvo libre, el proyecto no contaba con los fondos para levantar la estructura.

La tribuna norte del estadio nunca se terminó. Foto: Juan José Jiménez.
La tribuna norte del estadio nunca se terminó. Foto: Juan José Jiménez.
Pese a los nulos avances, en ese período la obra acumuló varias asistencias financieras. Un ejemplo de esto es el acta complementaria que el 13 de noviembre de 2008 firmaron Fatala y Buzzi, en la que se estableció una ampliación del monto total de la obra en $13.906.341.

En medio de la parálisis Cristóbal López se incorporó al proyecto. Lo hizo el 26 de abril de 2010, cuando la constructora CPC se sumó a la UTE en lugar de Edisud S.A. Tres años después de su llegada se produjo una nueva asistencia financiera por más de $42 millones y se estableció un nuevo plazo de ejecución de obra de 605 días. En 2014 se aprobaron otros $7.684.363, y ya con Mauricio Macri en el poder, en abril de 2017, se firmó un convenio por otros $15.342.482, que no se pagó debido a que el municipio no entregó la documentación respaldatoria.

De acuerdo al requerimiento de Marijuan, para ese entonces la obra tenía un valor de más de $109 millones, es decir casi $80.000.000 más de lo estipulado en 2006. El Estado entregó, hasta el momento, $60.128.368 y la construcción presenta un avance de solo el 70,55%.

El informe técnico que el Gobierno realizó sobre la construcción del estadio.
El informe técnico que el Gobierno realizó sobre la construcción del estadio.
Para determinar cuál fue la ruta de este dinero, el fiscal solicitó un análisis de los movimientos de la cuenta bancaria que la municipalidad de Comodoro Rivadavia creó específicamente para la transferencia de los fondos asignados a la construcción. Entre las medidas de prueba también se encuentra una pericia para determinar en qué estado se encuentra el estadio y una inspección ocular con personal especializado.

El informe de De Celis destaca que el monto inicial acordado entre las partes nunca se respetó y que mediante actas complementarias se incrementó, año tras año, el valor del mismo sin exponer resultados concretos. Al detectar estas irregularidades el Gobierno dio de baja el convenio y el futuro de la obra es incierto. (tn.com)

Comentarios

Comentarios