La muerte del gendarme y su esposa, un doble homicidio

1136

Así lo caratuló el fiscal provincial de la causa. Revuelo en la ciudades del norte. Allanaron la casa del suboficial. Allí encontraron su uniforme, planchado. El arma reglamentaria no fue hallada, se la llevaron los sicarios.

La muerte del gendarme Nicolás Paredes y su pareja, la joven mosconense Carla Aponte, fue caratulada como doble homicidio.

La imposibilidad de los investigadores de localizar el arma en el lugar en el que murieron trágicamente echó por tierra la primera hipótesis que indicaba que el fallecimiento de ambos podría haberse tratado por un crimen pasional y con el paso de las horas aparecen más detalles del hecho que mantiene conmocionada a la localidad de General Mosconi y en movilización a distintos grupos de inteligencia de Gendarmería Nacional.

Paredes y Aponte fallecieron ejecutados con disparos de una modernísima arma de fuego calibre 9 milímetros la noche del domingo, en el barrio 447 viviendas de General Mosconi, más precisamente frente a la manzana P, casa 18.

Al momento de ser ejecutado, el gendarme vestía un pantalón deportivo de color oscuro, campera deportiva oscura, zapatillas y llevaba colocada una riñonera de color negro donde llevaba supuestamente su arma reglamentaria.

Los cuerpos de ambos quedaron a una distancia de 4 metros uno del otro lo que hace presumir que el grupo que los interceptó los separó, ejecutó al gendarme de rodillas y a su mujer le vació el cargador poco después. Paredes presentaba un disparo en la cabeza y su pareja varios disparos en el pecho.

El gendarme prestaba servicios en la Unidad Especial de Lucha contra el Narcotráfico General Mosconi; unidad que tiene bajo su órbita los helicópteros de la fuerza.

Al realizar la requisa del lugar los efectivos lograron localizar seis vainas servidas de una pistola 9 milímetros pero lo que más sorprendió a los investigadores que hasta ese momento suponían que podría tratarse de un crimen pasional, fue que no pudieron encontrar el arma con la que se habían hecho los disparos.

El gendarme Paredes había estado con el hermano de su pareja Carla Aponte viendo el partido que disputaba el equipo de Argentina en la vivienda que el efectivo de gendarmería alquilaba. Fuentes policiales confiaron a este medio que el hermano de la joven, visiblemente conmovido por la muerte de su hermana pero también del gendarme al que llamaba con toda familiaridad “Nico”, relató que ambos habían visto juntos el partido de fútbol mientras compartían una cerveza. “Nico había discutido con mi hermanita por el tema de unos pasajes porque ella quería que la acompañe hasta Tartagal para cambiar unos pasajes que habían comprado para viajar a Córdoba porque ella estaba haciendo trámites para ingresar a la Gendarmería”, habría declarado el hermano de Carla.

El fiscal penal Julio Mendía Campos y el juez de garantías Fernando Mariscal Astigueta caratularon la causa como doble homicidio y ordenaron que se realice una requisa en la casa de Paredes. La orden judicial se cumplió por parte de la Policía con la presencia del comandante de la Gendarmería Nacional Daniel Orellana.

Un cargamento pesado

Fuentes de Mosconi aseguraron ayer que el doble homicidio tiene relación con un cuantioso cargamento de cocaína secuestrado hace un mes en la localidad anteña de General Pizarro, donde personal de Gendarmería fue detenido al hallarse en su poder elementos para guiar electrónicamente a las naves narcotraficantes. El suboficial abatido el domingo pertenecía al escuadrón que tiene bajo su órbita las naves y los helicópteros de lucha contra el narcotráfico.
Hace un mes, aviones narcos bombardearon con cocaína campos de General Pizarro. Se secuestraron 400 kilos de la droga y hubo 12 allanamientos en Tartagal, en los cuales fueron detenidos dos gendarmes, uno de origen formoseño. El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, detalló en esa ocasión en una conferencia en el edificio Centinela junto al juez federal de Orán, Raúl Reynoso, que por el hecho hubo además tres civiles prófugos. FUENTE: El tribuno – Salta

Comentarios

Comentarios