La pobreza subió cinco puntos y ya afecta al 33,6% de la población, según la UCA

345

La pobreza en la Argentina subió cinco puntos hasta 33,6% hacia el tercer trimestre de este año, por lo que ya afecta a 13,6 millones de personas, según un informe de la Universidad Católica Argentina (UCA). El aumento en el índice se explicó por la escalada inflacionaria tras la devaluación del peso y la caída del salario real a lo largo de 2018.

El informe del Observatorio de la Deuda Social, elaborado por esa universidad mostró también un leve avance en la cantidad de personas que cayeron bajo la línea de la indigencia, de cuatro décimas, por lo que terminó en 6,1%. Hay, entonces, 2,47 millones de indigentes en el país.

De acuerdo al estudio, «la incidencia de la pobreza en el tercer trimestre de 2018 alcanza niveles superiores a la registrada en el año 2016, cuando significativas devaluaciones provocaron un alza de la inflación y una caída del poder adquisitivo».

El estudio puntualizó que entre el tercer trimestre de 2017 e igual período de 2018 «la economía argentina pasó de un ciclo de crecimiento a una fuerte recesión, a la vez que la devaluación monetaria durante el año en curso se traspasó a los precios y condujo a una elevada inflación».

«El nuevo escenario ha tenido efecto sobre los ingresos reales de los que disponen los hogares por un deterioro del poder adquisitivo de los salarios, de los haberes jubilatorios y de las prestaciones sociales», indica.

El Observatorio de la Deuda Social considera que «el contexto macroeconómico se ha revelado desfavorable para la creación de empleo, con consecuencias sobre las posibilidades de volcar más trabajadores al mercado laboral por parte de los hogares».

La UCA relevó que la franja etaria entre los 18 y 29 años es la que más sufre el impacto de la suba de la pobreza. «En el tercer trimestre de 2018, alrededor de la mitad de los niños/as y adolescentes vivían en hogares con ingresos por debajo de la línea de pobreza, alcanzando el nivel más alto de toda la serie considerada».

En ese sentido, la indigencia también tiene índices más altos en ese mismo sector de la población. «La indigencia afecta con mayor intensidad a niños, adolescentes y jóvenes de 18 a 29 años, y en menor medida a la población de 60 años y más. De acuerdo con esta estimación, durante el tercer trimestre de 2018 8,1% de los niños/as y adolescentes vivían en hogares con ingresos por debajo de la línea de indigencia».

En septiembre, el Indec publicó la última cifra oficial de pobreza, que reflejó un índice de 27,3%, 1,6 puntos más que en el inicio del año. La indigencia alcanzó según el Gobierno nacional el 4,9%. El propio presidente Mauricio Macri había admitido que los números empeorarían. En marzo se conocerá el informe que refleje cuál fue el estado de la pobreza en el país para este fin de año.

Los datos publicados por el Indec en su momento indicaron que, durante el primer semestre de 2018, se encontraron por debajo de la línea de pobreza 1.777.249 hogares, los cuales incluyen 7.581.118 personas. En ese conjunto, 344.009 hogares se encuentran, a su vez, bajo la línea de indigencia, e incluyen a 1.357.923 personas indigentes.

De todas formas, el informe del organismo estadístico incluye 31 conglomerados urbanos que representan un 62% de la población. Trasladando esos números a la totalidad del país, la cantidad de pobres se incrementa hasta 12 millones y la de indigentes trepa hasta 2,1 millones.

El 33,6% medido por la UCA es una cifra cercana a la que estimaron especialistas en pobreza, que según había publicado TN.com.ar, hablan de un avance de 7 puntos porcentuales para todo 2018, como consecuencia de la distancia entre la evolución que tuvieron los salarios y la escalada de los precios durante todo el año. (tn.com)

Comentarios

Comentarios