Lauro: "A Río iré a disfrutar como si fuera mi último Juego Olímpico"

1075

Son las 7 en Portland cuando suena el teléfono en la habitación 1825 de un hotel cinco estrellas. Ideal para las ídem del Mundial bajo techo de atletismo. La voz de Germán Lauro se despertará a lo largo de la charla de media hora con Clarín, porque no pudo dormir demasiado ya que tuvo que despertarse temprano para hacer el check out, partir hacia el aeropuerto y al fin regresar a la Argentina después de un mes y medio de entrenamientos en España y de competencias en Europa y en el Mundial. El tercer Mundial bajo techo en el que el argentino de 31 años quedó sexto en lanzamiento de bala. Un logro que no puede quedar en mera estadística.

“Ya me siento cómodo y hasta naturalicé que es normal que esté en el grupito de 8 o 10 que aparecen en las finales de mi disciplina. Hace cuatro años que estoy en la elite y eso me hace muy bien”, explica el hombre de rulos made in Trenque Lauquen.

-¿Cómo manejás el hecho de estar en esa elite y mantenerte con el paso del tiempo?

-Lo bueno es que he logrado no sentir presión en los Mundiales, no tener que demostrar nada y sentirme parte de las finales. En los papeles todos son buenos, pero el tema es lo que pasa el día del torneo. Y fijate que muchos de los candidatos ni pasaron entre los ocho mejores. Eso demuestra cómo fui adquiriendo confianza. Y a la hora de competir, eso se ve. Y también es un envión anímico para Río de Janeiro.

Mirá también: Lauro: «Hace cuatro años que estoy en la elite y eso me hace muy bien”

Los Juegos Olímpicos son la meta para Germán. Quien conoce la gloria, quiere volver a sentirla. Y quien fuera sexto en Londres 2012 se ilusiona con otra final en agosto. “Competiré el 18, así que casi que cierro los Juegos, je”, bromea a la distancia, con cuatro husos horarios de diferencia.

-¿Sentís que tenés más chapa por tus logros de los últimos cuatro años? ¿Te respetan de otro modo?

-No sé si chapa. Sí que soy más conocido en el ambiente y eso lo noto. Hay mucho más trato con los atletas y con sus entrenadores porque me conocen. En los primeros torneos internacionales a los que iba, me veían llegar desde un país como Argentina, sin tanta trayectoria, y se preguntaban: “¿Quién es este pibe?”. Hoy ya me tienen en cuenta. Hoy saben que hay un argentino que puede molestar.

-¿Cómo trabajás la mente para mantener el fuego encendido luego de tantos logros?

-El atletismo es un deporte de autoexigencia. Así como cuando corrés no buscás ganarle a alguien sino que buscás superarte, lo mismo sucede en cada disciplina. En atletismo, cada uno busca objetivos personales y trata de mantener su llama encendida para dar un poquito más y estar mucho mejor, más allá del paso de los años. En mi caso, haberme mantenido en este nivel durante cuatro años es algo sorprendente. Me fijo los nombres de los participantes de las finales que disputé y no muchos se repiten. Eso me motiva muchísimo.

-¿Cómo encarás entonces la recta final para Río de Janeiro?

-Mi lesión en el hombro izquierdo nos llevó a arrancar más tarde la pretemporada y a dedicarle una preparación especial para que no se resienta. Eso complicó un poquito, pero lo importante es que sigo lanzando arriba de los 20 metros. Y pienso ir a disfrutar Río de Janeiro como si fuera mi último Juego Olímpico.

-¿Y será el último?

-Tokio 2020 se ve tan lejos que estoy más con un paso afuera que adentro. Por eso quiero disfrutar en Brasil y tratar de hacer el mejor torneo posible. Cargar la mochila de la final de Londres 2012 va a ser difícil, porque sabemos que así somos los argentinos y si no salgo sexto, va a parecer que lo de Río no sirvió. Mi idea es tratar de estar de vuelta en la final y pelear lo más arriba posible. La prueba estará en uno de los niveles más altos de los últimos tiempos. Veo las finales desde adentro y tengo en claro que el nivel ha crecido muchísimo. Intentaré estar a la altura.

————————————————————————-

“Falta una política clara de desarrollo deportivo”

“Los grandes deportistas del país nacieron de proyectos personales: Crismanich, Molinari, Pareto, Lauro si querés… Siento que en Argentina no pensaron y dijeron: ‘Bueno, vamos a fomentar el crecimiento de una judoca, un taekwondista, un lanzador de bala…’. Fueron todos proyectos personales que surgieron esporádicamente. Y será muy difícil el recambio cuando sólo hay proyectos personales. O locos del deporte que surgieron por voluntad propia, por su entrenador o por una combinación de ambas cosas”.

Es imprescindible escuchar a los atletas argentinos de peso, como Germán Lauro, si se pretende hablar de una política deportiva de Estado. “Se han hecho cambios radicales, pero falta una política clara de desarrollo deportivo, que se plantee en 2030 tener 20 atletas, 10 judocas, 10 gimnastas… Estamos muy verdes, pero confío en que se va a mejorar. Los deportistas no salen de abajo de las baldosas. Se va a generar un bajón importante en varios deportes hasta que se produzca el recambio”, avisa el atleta apoyado por Nike, Gatorade, Gentech y Ribeiro.

————————————————————————-

Los hitos del éxito

1. Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011. Germán Lauro se cuelga la medalla de bronce con una marca de 20,41 metros.

2. Mundial bajo techo de Estambul 2012. El trenquelauquense logra el sexto puesto con 20,38 metros.

3. Juegos Olímpicos de Londres 2012. Histórica clasificación a la final, donde Lauro finaliza sexto con un récord argentino de 20,84 metros.

4. Liga de Diamante de Doha 2013. Logra el récord sudamericano con 21,26 y culmina segundo en Qatar.

5. Mundial de Moscú 2013. Otra final para el argentino, que termina séptimo con 20,40 metros.

6. Mundial bajo techo de Sopot 2014. Otro sexto puesto, con 20,50 metros.

7. Praga 2014. Récord sudamericano bajo techo, con 21,04 metros.

8. Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Segunda medalla de bronce, con 20,24 metros.

9. Mundial de Beijing 2015. Noveno puesto en una nueva final: 19,70 metros.

10. Mundial bajo techo de Portland 2016. Otro sexto lugar, con 20,24 metros.

Comentarios

Comentarios