Pablo “Bebote” Álvarez: “Los Moyano lavan plata en el club Independiente”

1092

El jefe de la barra brava del club de Avellaneda, Pablo “Bebote” Alvarez rompió el silencio desde la cárcel en una entrevista con Infobae donde reveló todo el entramado de negocios de la familia que lidera también el Sindicato de Camioneros

Está demacrado, sin el aura de “conmigo no pueden” que tenía hasta hace tres meses, cuando creía que la impunidad duraría para siempre. Pablo Álvarez, alias “Bebote”, el líder de la barra brava de Independiente, luce tenso.

Alojado en una celda individual de la Alcaidía del penal de Melchor Romero, en las afueras de La Plata, sólo sale una vez por día al patio y por la noche tiene turno asignado para bañarse cuando ya todos los otros habitantes de este complejo penitenciario, que incluye por ejemplo al clan Castillo de La Salada, están en sus cuartos.

Prende un cigarrillo, fuma, mueve las manos, sostiene papeles, prende otro cigarrillo. La imagen de invulnerabilidad con la que recorría el mundo, aquella con la que desafiaba a la policía a que lo encontraran en el Mundial de Brasil cuando se camuflaba como un hincha suizo, está hecha trizas.

Hoy es un preso gritando su verdad. Que dista bastante de las pruebas con que la fiscal Viviana Giorgi y el juez Gabriel Vitale sustentaron su condición de jefe de una asociación ilícita, montada sobre la estructura del paraavalanchas de Independiente para cometer delitos indeterminados.

Hoy “Bebote” está a la espera de lo que diga la Sala 2 de la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora. Si confirma lo actuado por el juez, seguirá preso hasta el día del juicio. En caso contrario, podría salir en libertad. Y mientras espera, le da a Infobae la primera nota desde que está en prisión.

Confesando algunos delitos pero apuntando la mira directamente hacia arriba: asegura que si existe una asociación ilícita en Independiente, él no es más que un peón. Que el verdadero jefe tiene nombre y apellido: Pablo Moyano, quien por ahora sólo está imputado por presunto fraude en el marco de esta misma causa.

—Te conozco creo hace 15 años y un día te dije: “Seguramente a vos alguna vez te voy a hacer una nota en un penal”. Vos dijiste que nunca ibas a terminar preso. Y acá estamos…

—Es que no pensaba que me iba a pasar esto. Desde que salí de estar en prisión en Salta (año 2003) no cometí ningún delito. Esta es una causa armada que me tiene injustamente detenido.

—¿Seguro? Si le preguntás a la gente si está bien que estés en prisión, el 99% va a decir que sí.
—Porque la gente no me conoce, se deja llevar por todo lo que dicen los periodistas deportivos, que hablan sólo mal de nosotros. El que sabe qué clase de persona soy, el que va a la cancha a la tribuna Norte (donde se ubica la barra) te dirá que es injusto, que todo esto es una movida porque estaba en contra de Moyano.

—¿Decís que nada de lo que se te imputa en la causa es cierto? Reventa de entradas, recaudación de parrillas ilegales, trapitos, apretadas, extorsiones a jugadores y técnicos…

—Que muestren una filmación donde yo esté revendiendo o cobrando trapitos. Lo de los cuidacoches es un negocio de la policía. Y todo lo que se dice del cotillón de la barra, de los viajes, de los 1.200 carnets que tenemos para entrar a la cancha sin pagar, de los protocolos que nos dan para las plateas para entregarlos a gente amiga, todo eso es verdad, pero me lo da el club, yo no extorsiono a nadie. Todo es con un acuerdo con “El Salvaje”.

Y el Salvaje es Pablo Moyano. Cuando estaba Comparada, la barra vivía del club; con Cantero hubo que aprender a vivir sin el club, yo me tuve que ir a España, acordate, y “El Salvaje” me mandó a llamar para armarle dos barras a Cantero y debilitarlo.

Todo fue organizado con él y con el actual vicepresidente Carlos Montagna, un traidor a Cristina Kirchner. Y después me dieron todo lo otro, que no lo paga el club, lo paga Camioneros. La plata para la barra sale del Sindicato de Camioneros.
(Infobae.com)

Comentarios

Comentarios