UNaF: Virreinato de corrupción, malversación, títulos truchos y fiestas hot, convertida en casa de alta obsecuencia feudal

1962

El virreinato de la corrompida, sometida y desprestigiada UNaF no deja de dar señales desesperadas de su obsecuencia, a pesar del permanente destrato, la humillación institucional y la más vergonzosa utilización política partidaria a la que la somete el gobierno provincial. 


«Esta relación se parece demasiado a esas relaciones tormentosas y no correspondidas entre la mujer humillada; golpeada; que no quiere ser abandonada y su marido golpeador», manifestó a este medio un prestigioso profesor aniversitario, muy molestó con la servil posición de la UNaF con respecto a las inminentes instalaciones en nuestra provincia de la planta procesadora de Uranio Dioxitek y usina nuclear Carem, para lo cual la universidad no fue ni siquiera tenida en cuenta.

«La UNaF fue virtualmente ignorada y ninguneada en todo este proceso del génesis del proyecto «Formosa nuclear», donde su opinión académica debió ser vinculante y, fue despreciada hasta en la pomposa presentación del no menos pomposo Polo científico y tecnológico celebrado con censura, sin posibilidad de preguntar y con custodia policial en el Galpón G de la costanera», relató el investigador y docente universitario que todavía no tiene posición tomada ante el proyecto nuclear, pero se muestra «indignado» por la forma secreta, oscurantista, falaz y de ocultamiento de información con que se maneja este trascendental tema.

«La Universidad fue primero usada, abusada, bastardeada por la politiquería barata, carcomida por la corrupción interna y la malversación de fondos, y luego fue olímpicamente ninguneada e ignorada en el arranque del proyecto Formosa nuclear», enfatizó.

«A pesar de todo, sin ningún pudor y tragándose ásperamente su principio de Autonomía -presurosa cuando la oposición llenó la Cascada- salió a emitir una resolución del Consejo Superior, apoyando acríticamante el proyecto Nuclear y Dioxitek, con tanta premura que ni siquiera tuvo el decoro de agotar cuestiones formales tan básicas como previas, tales como el debate interno de su comunidad que por cierto es bastante refractaria a la idea del Proyecto Formosa nuclear, o la seriedad que debería guardar un cuerpo colegiado de la importancia institucional, académica y científica y que implican esperar por lo menos los resultados del estudio de impacto ambiental y la sustanciación de la Audiencia pública antes de tomar una medida que inclusive hace dudar de su legitimidad, veracidad y seriedad», cuestionó el catedrático.

«Sin considerar la excusas de miembros del Concejo Superior, que aseguran que el parte de prensa publicado no tiene nada que ver con el Acta suscripta, lo cierto es que lo publicado como opinión de la UNaF, sin investigación, estudio, ni consultas, no es serio, científico, ni representativo, pero sí muy vergonzoso y humillante para lo que debería ser una «casa de altos estudios» y no un «nido de corrupción y alta obsecuencia política».

«La verdad que esa resolución de Unidad Básica, no tuvo en cuenta la enorme cantidad de alumnos, docentes y no docentes que manifiestan su oposición, al punto que fueron parte de los que colmaron las instalaciones de la Audiencia Ciudadana realizada en la Cascada».
«Sorprendería si no conociéramos la obsecuencia debida, que ni siquiera se hayan interiorizado de la decena de procesos judiciales que enfrenta la CONEA por daño ambiental y hasta por corrupción por desaparición de seis millones de pesos, con dictámenes emanados por jueces federales, la Corte Suprema de Justicia y documentaciones probatorias aportadas por la SIGEN», abundó.

«Muchos docentes y conciliarios sostienen no haber votado semejante y tan humillante medida, así que en el virreinato de la UnaF y su virrey, parece que se avecina una nueva polémica que vuelve a dividir a su comunidad, ratificando que sigue empeñado en seguir su derrotero de escándalos, afanos y papelones, con tal de demostrar siempre su obediencia debida a su amado de hombre golpeador», concluyó el docente universitario. FUENTE: Opinion Ciudadana – Formosa.

Comentarios

Comentarios